Empaquetado de heridas

Hace unos meses atrás, en el último numero de 2017 de la revista Zona TES, vi un artículo que creo que debería leer todo TES. Tal y como reza el título trata del empaquetado de heridas.

Desde mi punto de vista trata de una forma clara, extensa y muy gráfica el tema heridas.

Estamos acostumbrados a un manejo clásico, y en ocasiones no avalado por la evidencia científica, de las hemorragias. La relación clásica de técnicas de compresión del punto sangrante, la elevación del miembro afectado, el vendaje compresivo, la compresión de la raíz arterial y el torniquete, en último lugar, están desfasados debido a la nueva evidencia científica al respecto (como explicaremos a lo largo del artículo), sobre todo para su uso en hemorragias abundantes o en zonas comprometidas como las axilas, las ingles o el cuello. Existen múltiples conocimientos relacionados con el manejo de las hemorragias que han perdurado durante mucho tiempo en la formación de los TES y que no disponen del suficiente aval científico, como es el caso de la elevación y la compresión del punto arterial.

Un TES no se enfrenta a una hemorragia masiva con mucha frecuencia. Este tipo de heridas se asocian a lesiones de carácter laboral o a accidentes de tráfico, aunque en los últimos años, con el aumento de la actividad terrorista, podemos encontrarnos con este tipo de lesiones en atentados terroristas. Los militares han acumulado una enorme experiencia en el manejo de hemorragias en las dos últimas grandes guerras (Iraq y Afganistán), en entornos tácticos o de combate donde la ayuda sanitaria está alejada. Esta experiencia ha colocado el torniquete en una posición dominante para el manejo de la hemorragia, pero no es la única técnica de la que nos podemos beneficiar. El uso de nuevas técnicas compresivas de la hemorragia y la introducción en el ámbito civil de los vendajes de combate con productos hemostáticos pueden ser de mucha utilidad en nuestro entorno.


Los Técnicos de Emergencias Sanitarias tienen que ser conscientes de que las formas de contener las hemorragias han cambiado. En la actualidad, el uso de torniquete se ha extendiendo rápidamente en el entorno civil, aunque no es la única técnica para el control de hemorragias de gran volumen.

La compresión del punto sangrante sigue siendo el primer paso en un proceso en el que el torniquete se reserva exclusivamente para las extremidades. El empaquetado de heridas es una técnica que permite contener hemorragias en la raíz de los miembros y en el cuello; esta técnica cuenta con un importante aval científico.

El empaquetado de heridas en ingle, axilas y cuello debe realizarse de una forma muy concreta. El uso de apósitos hemostáticos está ampliamente recomendado, aunque también pueden usarse apósitos convencionales para conseguir, mediante el rellenado de la herida y la aplicación de presión sobre la misma, la hemostasia.

A continuación os dejo el link al artículo original completo publicado en Zona TES por José Ayoze Sánchez Silva, enfermero en SVAE, a los que agradezco el permitirme insertarlo en este blog.

Publicar un comentario

0 Comentarios